Tiempo de lectura: 3 minutos

Uno de los sitios que tenía en la agenda para cuando viaje de nuevo a la isla Esmeralda es visitar Dark Hedges, en Irlanda del Norte. Pero lo cierto es que desde que conocí un poco más la historia de este lugar me quedó una sensación agridulce. Tiene una historia interesante detrás que igual no conocéis y si vais a ir a visitar el sitio seguro que os interesa.

La mansión

Dark hedges forma parte de una enorme hacienda del siglo XVIII en el condado de Antrim, en la que la residencia principal es la mansión Gracehill. El rey Jaime I concedió las tierras a un primo que se ahogó de camino a Irlanda antes de poder tomar posesión de su nuevo hogar. La propiedad pasó entonces a su nieto, William Stuart, y permaneció en la familia Stuart durante muchos años. La casa recibe el nombre de Grace, la esposa del terrateniente que la fundó.

Dark Hedges, el bosque irlandés de Juego de Tronos
Gracehill

Actualmente Gracehill sigue siendo totalmente privada y no visitable, por si se os ocurre intentar entrar a sacar una foto :D. Una parte de la finca se ha convertido en un popular campo de golf de 18 hoyos y en el Hotel Hedges donde se puede aparcar para ver las hayas.

El fantasma.

Una de las historias de fantasmas favoritas de la localidad es la de la dama gris, un espectro que se desliza por la carretera de Bregagh, deslizándose entre los árboles y desapareciendo de la vista cuando pasa por el último árbol.

Dark Hedges, el bosque irlandés de Juego de Tronos

Algunos creen que es el fantasma de una criada de la casa cercana que murió en circunstancias misteriosas hace siglos, o tal vez la hija de James Stuart, a la que se hace referencia en algunas listas genealógicas como “Cross Peggy”, otros creen que es un espíritu perdido de un antiguo cementerio abandonado que se cree que yace oculto en los campos cercanos. En la noche de Halloween, se dice que las tumbas olvidadas se abren y a la Dama Gris se le unen en su paseo las almas atormentadas de quienes fueron enterrados junto a ella. (Algo así como nuestra Güestia)

Las hayas

No todas las hayas son las plantadas originalmente por la familia, de hecho es un sitio que ha sufrido bastante con el tiempo, sobre todo con las grandes tormentas de invierno que sacuden el norte de la isla, y para ello se creó hace unos años una asociación encargada de la preservación del lugar.

El impulso definitivo y por la que saltó a la fama fue por la serie Juego de Tronos, de HBO. En el episodio 2, titulado “The King’s road” un séquito del Norte, encabezado por Eddar Stark y sus hijas se dirigen a Desembarco del Rey donde es llamado para ocupar el cargo de Mano del Rey.

La situación actual es preocupante aunque esperanzadora. El camino de hayas oscuras, que así se traduciría en castellano, corrió un serio peligro  hasta 2017 a causa es el tráfico consecuencia del turismo. Desde que salió en la serie el número de visitantes es demencial, y lo cierto es que es imposible sacar una foto en condiciones porque siempre hay gente, o vehículos por el medio.

Dark Hedges, el bosque irlandés de Juego de Tronos

De hecho desde ese año se cerró al tráfico y sólo se permite el tránsito de vehículos agrícolas y personas para hacer fotos, siempre teniendo en cuenta que es una carretera abierta con tráfico en los dos sentidos.

Es un lugar que nos debería hacer reflexionar sobre el turismo sostenible y cómo un lugar maravilloso se puede llegar a morir de éxito. Seguro que os suena la historia.

Artículo anteriorSaunas galaicas en la Edad del Hierro. ArqueoUdima (Entrevista a Marco G. Quintela)
Artículo siguienteAsí sonaría la lengua celtíbera (bueno, más o menos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here