Cruceiro y peto de animas del puente de a Ramallosa

0
377
Tiempo de lectura: 2 minutos

En Sabaris, al lado de Baiona (Galicia) hay un bonito puente románico, bien conservado, que nunca me canso de fotografiar. El río que cruza, el Miñor, desemboca en una extensa zona intermareal que vierte las aguas a la playa de Ladeira, donde solemos alojarnos cuando venimos por esta zona.

En medio de puente hay un cruceiro dedicado a San Telmo, el patrón de los marineros. Según cuenta la leyenda fue el propio santo el que lo mando construir.  Resulta que estando predicando  por este lugar en medio de una gran multitud, de repente estalló una gran tormenta. La gente asustada temió por su vida y se disperso a la carrera, sin embargo conjurando el peligro San Telmo partió la nube en dos, descargando la tormenta a los lados de donde se encontraba congregada la gente y quedando a salvo de perecer. La advocación a este santo parte de cuando se reconstruyó el puente en 1235.

También hay un peto de animas. Para los que no sepáis que es, se trata de un pequeño santuario que s ubica en los caminos, cruces, etc y donde los vivos pueden dar una limosna por las ánimas de los muertos, para que salgan del purgatorio y alcancen el cielo. Su construcción aunque es antigua creo que se extendió a la vez que la de los cruceiros

Además tiene su propia leyenda, relacionada con la fertilidad. Según cuentan, las mujeres que no se podían quedar embarazadas, tenían que verter agua del río sobre tu vientre. Tenía que ser a las doce de la noche. Además, la primera persona que pasara por el puente después de ello tenía que apadrinar al futuro bebé.

Posiblemente estemos ante uno de esos casos en los que el cruceiro además de su habitual función cumple la de sustituir antiguas pervivencias de cultos paganos por cristianos.

Artículo anteriorTaranis
Artículo siguienteEl dragón que salía de la mar en Sabarís, Galicia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí