Confesión de San Patricio (confessio)

Te recomendamos

De viaje por Bretaña. Douarnenez y sus cuatro puertos

A ver, cuántos lugares conoceis en el mundo que tengan cuatro puertos. Yo creo que es el primero que...

El cabo del Monte Louro, de ruta por a Costa da Morte

La ribera norte de la ría de Muros y Noia está señalada por un accidente geográfico destacado, el Monte...

Una vez estuve en la tumba de Merlín

El bosque de Broceliande esconde muchos tesoros, aunque en mi opinión el bosque mismo es el tesoro principal. Una...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.
Select your language
EnglishFrenchGalicianGermanIrishItalianPortugueseRussianScottish GaelicSpanishWelsh

Tiempo de lectura: 22 minutosTraigo a Céltica la Confessio de San Patricio. Un documento escrito en primera persona a finales del siglo IV d.C. donde el santo cuenta su vida desde su temprana juventud hasta el momento en que la evangelización de Irlanda estaba consumada. Un relato escrito por el protagonista de una época que para muchos es el final del druidismo pagano de la antigüedad como culto oficial de un estado.

Tiene 62 puntos, para que os hagais una idea de por dónde vais en el relato. Es una traducción (personal) hecha sobre el texto en inglés recogido en la web Confessio.ie por si quereis consultar el original

CONFESSIO

1
Me llamo Patricio. Soy un pecador, un simple campesino, y el menor de todos los creyentes. Muchos me miran con desprecio. Mi padre era Calpornius. Era diácono; su padre era Potitus, un sacerdote, que vivía en Bannavem Taburniae . Su casa estaba cerca de allí, y ahí es donde me tomaron prisionero. Yo tenía unos dieciséis años en ese momento. En ese momento, no conocía al verdadero Dios. Fui llevado en cautiverio a Irlanda, junto con miles de otros. Nos merecíamos esto, porque nos habíamos alejado de Dios, y no guardábamos sus mandamientos. No quisimos escuchar a nuestros sacerdotes, que nos aconsejaron sobre cómo podíamos ser salvados. El Señor trajo su fuerte ira sobre nosotros, y nos dispersó entre muchas naciones hasta los confines de la tierra. Fue entre los extranjeros que se vio lo poco que era.

2
Fue allí donde el Señor me abrió la conciencia de mi falta de fe. A pesar de que llegó tarde, reconocí mis fallas. Así que me volví con todo mi corazón al Señor mi Dios , y él miró hacia abajo en mi humildad y tuvo piedad de mi ignorancia juvenil. Me protegió antes de que lo conociera, y antes de que llegara a la sabiduría y pudiera distinguir entre el bien y el mal. Me protegió y me consoló como un padre lo hace con su hijo.

3
Por eso no puedo callar – ni sería bueno hacerlo – sobre tan grandes bendiciones y un regalo que el Señor tan amablemente otorgó en la tierra de mi cautiverio. Así es como podemos devolver tales bendiciones, cuando nuestras vidas cambian y llegamos a conocer a Dios, para alabar y dar testimonio de sus grandes maravillas ante todas las naciones bajo el cielo.

4
Esto se debe a que no hay otro Dios, ni lo habrá nunca, ni lo hubo nunca, excepto Dios Padre. Él es el que no fue engendrado, el que no tiene principio, del que vienen todos los principios, el que mantiene todas las cosas en el ser – esta es nuestra enseñanza. Y su hijo, Jesucristo, de quien damos testimonio, siempre ha estado, desde antes del comienzo de esta era, con el padre de manera espiritual. Fue engendrado de una manera indescriptible antes de cada comienzo. Todo lo que podemos ver, y todo lo que está más allá de nuestra vista, fue hecho a través de él. Se convirtió en un ser humano; y, habiendo superado la muerte, fue recibido en los cielos por el Padre. El Padre le dio todo el poder sobre todos los seres, tanto celestiales como terrenales y bajo la tierra. Que cada lengua confiese que Jesucristo, en quien creemos y a quien esperamos que vuelva a nosotros en un futuro próximo, es Señor y Dios . Él es el juez de los vivos y de los muertos ; recompensa a cada persona según sus acciones . Él ha derramado generosamente sobre nosotros el Espíritu Santo , el don y la promesa de la inmortalidad, que hace que los creyentes y los que escuchan sean hijos de Dios y coherederos con Cristo . Este es el que reconocemos y adoramos – un Dios en una trinidad del nombre sagrado.

5
Dijo a través del profeta: “Invócame en el día de tu angustia, y te liberaré, y me glorificarás”. Nuevamente dijo: “Es una cuestión de honor revelar y contar las obras de Dios”.

6
Aunque soy imperfecto en muchos aspectos, quiero que mis hermanos y parientes sepan cómo soy realmente, para que puedan ver qué es lo que inspira mi vida.

7
No estoy ignorando la evidencia de mi Señor, que testifica en el salmo: “Destruirás a los que hablan mentiras”. Y otra vez dice: “Una boca que miente mata el alma”. Y el mismo Señor dice en el evangelio: “Las palabras ociosas que la gente habla, las explicarán en el día del juicio”.

8
Así que temeré con temor y temblor esta sentencia de ese día, en el que nadie podrá evitar o escapar, pero todos darán cuenta completa del menor de los pecados ante el tribunal del Señor Cristo.

9
Por eso he pensado mucho tiempo en escribir, pero hasta ahora he dudado, porque temía lo que la gente dijera. Esto se debe a que no aprendí como otros, que bebían igualmente bien tanto la ley como los escritos sagrados, y que nunca tuvieron que cambiar su forma de hablar desde la infancia, sino que siempre lo hacían mejor y mejor. Para mí, sin embargo, mi discurso y mis palabras han sido traducidos a un idioma extranjero, como puede verse fácilmente en mis escritos el nivel de instrucción y aprendizaje que he tenido. Como se dice: “El sabio se conoce a través del habla, y también la comprensión y el conocimiento y la enseñanza de la verdad .

10
Sin embargo, aunque hay verdad en mi excusa, no me lleva a ninguna parte. Ahora, en mi vejez, quiero hacer lo que no pude hacer en mi juventud. Mis pecados me impidieron entonces asimilar realmente lo que leí. ¿Pero quién me cree, incluso si repito lo que dije anteriormente? Fui tomado prisionero de joven, particularmente joven en el asunto de poder hablar, y antes de saber lo que debía buscar y lo que debía evitar. Por eso hoy me ruborizo y temo exponer mi falta de experiencia, porque no puedo expresarme con las breves palabras que quisiera en mi corazón y en mi alma.

11
Si me hubieran dado la misma oportunidad que a los demás, no me callaría, cualquiera que fuera la recompensa. Si a algunos les parece que soy demasiado atrevido, con mi falta de conocimiento y mi lengua aún más lenta, aún está escrito: “Las lenguas balbuceantes aprenderán rápidamente a hablar en paz”. Cuánto más deberíamos querer hacer esto, que son, como se dice, una carta salvadora de Cristo hasta los confines de la tierra. Aunque no esté bien expresada, esta carta está genuina y fuertemente escrita en vuestros corazones, no con tinta, sino con el espíritu del Dios vivo. El Espíritu es testigo de que lo que es del campo también es creado por el Altísimo!

12
Así que soy, en primer lugar, una simple persona de campo, un refugiado, y sin conocimientos. No sé cómo proveer para el futuro. Pero esto lo sé con certeza, que antes de que me trajeran abajo, era como una piedra en el barro. Entonces el poderoso vino y en su misericordia me sacó, me levantó y me colocó en la cima del muro. Por eso debo gritar en voz alta al Señor por tan grandes buenas acciones suyas, aquí y ahora y para siempre, que la mente humana no puede medir.

13
Así que asómbrense, todos ustedes, grandes y pequeños, que temen a Dios. Ustedes, gente bien educada y con autoridad, escuchen y examinen esto cuidadosamente. ¿Quién fue el que llamó a uno tan tonto como yo de en medio de los que son vistos como sabios y experimentados en la ley y poderosos en el habla y en todo? Si bien soy muy despreciado, él me inspiró, antes que a otros, para que sirviera fielmente a las naciones con temor y reverencia y sin culpas: las naciones a las que me llevó el amor de Cristo. Su don fue que yo pasaría mi vida, si fuera digno de ello, sirviéndoles en verdad y con humildad hasta el final.

14
En el conocimiento de esta fe en la Trinidad, y sin dejar que los peligros lo impidan, es correcto dar a conocer el don de Dios y su eterno consuelo. Es justo difundir el nombre de Dios fielmente y sin miedo, para que incluso después de mi muerte pueda dejar algo de valor a los muchos miles de mis hermanos y hermanas, los niños que he bautizado en el Señor.

15
No merecía en absoluto que el Señor me concediera una gracia tan grande, después de las dificultades y los problemas, después de la cautividad y después de tantos años entre ese pueblo. Era algo que, cuando era joven, nunca esperé o incluso pensé.

16
Después de llegar a Irlanda, cuidaba ovejas todos los días y rezaba frecuentemente durante el día. Más y más el amor de Dios aumentó, y mi sentido de asombro ante Dios. La fe creció, y mi espíritu se conmovió, de modo que en un día rezaba hasta cien veces, y por la noche quizás lo mismo. Incluso me quedaba en el bosque y en la montaña, y me levantaba a rezar antes del amanecer en la nieve, el hielo y la lluvia. Nunca me sentí peor por ello, y nunca me sentí perezoso – como me doy cuenta ahora, el espíritu estaba ardiendo en mí en ese momento.

17
Una noche, mientras dormía, oí una voz que me decía: “Has ayunado bien. Muy pronto volverás a tu país natal”. De nuevo después de un corto tiempo, escuché a alguien diciéndome: “Mira, tu barco está listo”. No estaba cerca, pero sí a unas buenas doscientas millas de distancia. Nunca había estado en el lugar, ni conocía a nadie allí. Así que me escapé entonces, y dejé al hombre con el que había estado durante seis años. Me fui con la fuerza de Dios, Dios que cambió el rumbo de mi vida hacia el bien; no temí nada durante el viaje a ese barco.

18
El día que llegué, la nave estaba a punto de salir del lugar. Dije que necesitaba zarpar con ellos, pero el capitán no estaba nada contento. Respondió desagradable y enojado: “No te atrevas a intentar venir con nosotros”. Cuando me enteré, los dejé y volví a la cabaña donde tenía alojamiento. Empecé a rezar mientras me iba; y antes de terminar la oración, oí a uno de ellos gritarme en voz alta: “¡Ven rápido, esos hombres te están llamando!” Me di la vuelta enseguida y empezaron a decirme: “Ven, confiaremos en ti. Demuestra que eres nuestro amigo de la manera que quieras.” Ese día, me negué a chuparles el pezón (se refiere al rito de sughaim sine “succión del pezón”, por el que se reconocía la autoridad de otra persona) por mi reverencia a Dios. Eran paganos, y esperaba que pudieran llegar a la fe en Jesucristo. Así es como conseguí ir con ellos, y zarpamos de inmediato.

19
Después de tres días llegamos a tierra, y luego durante veintiocho días viajamos a través de un desierto. La comida se agotó, y una gran hambruna se apoderó de ellos. El capitán se volvió hacia mí y me dijo: “¿Qué te parece esto, cristiano? Nos dices que tu Dios es grande y todopoderoso, ¿por qué no puedes rezar por nosotros, ya que estamos en mal estado de hambre? ¡No hay señales de que encontremos un ser humano en ninguna parte!” Entonces les dije con cierta confianza: “Vuélvanse con fe con todo su corazón al Señor mi Dios , porque nada es imposible para él, para que pueda poner comida en su camino – ¡incluso lo suficiente para que estén plenamente satisfechos! Él tiene una abundancia en todas partes.” Con la ayuda de Dios, ¡esto es lo que realmente sucedió! ¡Una manada de cerdos apareció en el camino ante nuestros ojos! Mataron a muchos de ellos y allí permanecieron durante dos noches, y fueron completamente saciados, y los perros también se llenaron. Muchos de ellos se habían debilitado y se habían quedado medio vivos por el camino. Después de esto, dieron las mayores gracias a Dios, y yo fui honrado a sus ojos. A partir de este día, tuvieron mucha comida. También encontraron algo de miel silvestre, y me ofrecieron algo de ella. Sin embargo, uno de ellos dijo: “Esta miel debe haber sido ofrecida en sacrificio a un dios”. Gracias a Dios, desde entonces no he probado nada.

20
Esa misma noche, mientras dormía, Satanás me puso a prueba con fuerza, ¡lo recordaré mientras viva! Fue como si una enorme roca cayera sobre mí, y perdí todo el poder en mis miembros. Aunque en ese momento sabía poco sobre la vida del espíritu, ¿cómo fue que supe llamar a Helias? Mientras estas cosas sucedían, vi salir el sol en el cielo, y mientras llamaba a “Helias! Helias!” con todas mis fuerzas, el esplendor del sol cayó sobre mí; e inmediatamente, todo ese peso se me quitó. Creo que fui ayudado por Cristo el Señor, y que su espíritu clamó por mí. Confío en que así será siempre que me encuentre bajo tensión, como dice el evangelio: “En aquel día, el Señor testifica, no seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hable en vosotros”.

21
Sucedió de nuevo después de muchos años que fui tomado prisionero. La primera noche que estuve con ellos, escuché una respuesta divina que me decía: “Estarás con ellos durante dos meses”. Así fue: en la sexagésima noche, el Señor me liberó de sus manos.

22
Mientras aún estábamos en el viaje, el Señor proveyó comida, fuego y refugio todos los días hasta que conocimos a algunas personas en el décimo día. Como mencioné anteriormente, viajamos durante veintiocho días a través del desierto. La misma noche que conocimos a la gente, nos quedamos sin comida.

23
Unos años más tarde estaba de nuevo con mis padres en Britania. Me acogieron como se acoge a un hijo, y me suplicaron que, después de las muchas tribulaciones que había sufrido, no volviera a dejarlos nunca más. Mientras estaba allí, vi en una visión nocturna a un hombre llamado Victoricus, que venía de Irlanda con tantas cartas que no se podían contar. Me dio una de ellas y leí el comienzo de la carta, la voz del pueblo irlandés. Mientras leía el principio de la carta, me pareció oír en ese momento la voz de los que estaban junto al bosque de Voclut, cerca del mar occidental. Gritaron con una sola voz: “Te rogamos, santo niño, que vengas y camines de nuevo entre nosotros”. Esto tocó mi corazón profundamente, y no pude leer más; me desperté entonces. Gracias a Dios, después de muchos años el Señor les concedió lo que estaban pidiendo.

24
Otra noche -no sé, Dios sabe, si estaba dentro de mí o a mi lado- oí palabras autoritarias que podía oír pero no entender, hasta que al final del discurso quedó claro: “El que dio su vida por ti, es el que habla en ti”; y me desperté lleno de alegría.

25
En otra ocasión, vi en mí a uno que estaba rezando. Era como si estuviera dentro de mi cuerpo, y escuché por encima de mí, es decir, por encima de mi interior. Rezaba con fuerza, con suspiros. Yo estaba asombrado y maravillado, y reflexionaba sobre quién era el que rezaba en mí; pero al final de la oración, estaba claro que era el Espíritu. En esto me desperté, y recordé que el apóstol dijo: “El Espíritu ayuda a las debilidades de nuestra oración; porque sabemos qué es lo que debemos rezar, pero el mismo Espíritu suplica por nosotros con suspiros indecibles, que no pueden ser expresados con palabras”. Y otra vez: “El Señor es nuestro abogado, y suplica por nosotros”.

26
Una vez me pusieron a prueba unos superiores míos. Vinieron y pusieron mis pecados contra mi duro trabajo como obispo. Esto me golpeó muy fuerte, tanto que parecía que estaba a punto de caer, tanto aquí como en la eternidad. Pero el Señor en su bondad perdonó a los conversos y a los extranjeros por el bien de su nombre, y me apoyó fuertemente cuando fui tan maltratado. No caí en el pecado y la desgracia. Ruego a Dios que no les guarde este pecado.

27
Me acusaron después de treinta años de algo que ya había confesado antes de ser diácono. Lo que sucedió fue que un día, cuando me sentía ansioso y abatido, con un amigo muy querido me referí a algunas cosas que había hecho un día -más bien, en una hora- cuando era joven, antes de superar mi debilidad. No sé – Dios lo sabe – si tenía entonces quince años, y no creía en el Dios vivo, ni siquiera cuando era un niño. De hecho, permanecí en la muerte y en la incredulidad hasta que fui reprendido con fuerza, y en realidad me abatieron a diario por el hambre y la desnudez.

28
Mi defensa fue que permanecí en Irlanda, y no por mi propia elección, hasta que casi perecí. Sin embargo, fue muy bueno para mí, ya que Dios me enderezó y me preparó para lo que sería hoy. Yo era muy diferente de lo que soy ahora, y me preocupo por los demás, y tengo bastante que hacer para salvarlos. En aquellos días ni siquiera me preocupaba por mi propio bienestar.

29
Así que el día en que fui acusado por los mencionados anteriormente, esa misma noche vi en una visión de la noche algunos escritos ante mi deshonrado rostro. En medio de esto, escuché una respuesta de Dios diciéndome: “Hemos visto con disgusto el rostro del elegido privado de su buen nombre.” No lo dijo: “Has visto con disgusto”, sino “Hemos visto con disgusto”, como si se identificara conmigo; como si dijera “El que te toca, por así decirlo, toca la pupila de mi ojo”.

30
Por eso doy gracias a quien me ha fortalecido en todo, para que no me impidiera el curso que había emprendido y de las obras que también había aprendido de Cristo mi Señor. Más bien, sentí en mí mismo no poca fuerza de él, y mi fe pasó la prueba ante Dios y las personas.

31
Me atrevo a decir que mi conciencia no me culpa, ahora y en el futuro. Tengo a Dios por testigo de que no he dicho mentiras en el relato que le he dado.

32
Pero me apena más mi muy querido amigo, que hayamos tenido que escuchar tal relato, a quien confié mi alma. Me enteré por algunos hermanos, antes de que se oyera el caso, que él vino a defenderme en mi ausencia. Yo no estaba allí en ese momento, ni siquiera en Gran Bretaña, y no fui yo quien sacó el tema. De hecho, fue él mismo quien me lo dijo de su propia boca: “Mira, te han dado el rango de obispo.” Eso es algo que no merecía. ¿Cómo pudo después venir a deshonrarme en público ante todos, buenos y malos, sobre un asunto por el que ya me había perdonado libre y alegremente, como lo había hecho Dios, que es más grande que todos?

33
Ya he dicho bastante sobre eso. Debo tener cuidado de no ocultar el don de Dios que generosamente nos ha dado en la tierra de mi cautiverio. Fue entonces cuando lo busqué con todas mis fuerzas, y allí lo encontré, y me protegió de todos los males – esto es lo que creo – debido a su Espíritu que vive y trabaja en mí hasta el día de hoy. Me enorgullece volver a contarlo. Dios sabe que si hubiera sido otra persona la que me hubiera dicho esto, quizás no habría dicho nada, por el amor de Cristo.

34
Así que nunca dejaré de dar gracias a mi Dios, que me mantuvo fiel en el tiempo de mi tentación. Hoy puedo ofrecer con confianza mi alma a Cristo mi Señor como una víctima viva. Él es quien me defendió en todas mis dificultades. Puedo decir: ¿Quién soy yo, Señor, o cuál es mi vocación, que has trabajado conmigo con tan divina presencia? Así es como vengo a alabar y magnificar tu nombre entre las naciones todo el tiempo, dondequiera que esté, no sólo en los buenos tiempos sino también en los difíciles. Cualquier cosa que me suceda, buena o mala, debo aceptarla igualmente y dar gracias a Dios. Él me ha mostrado que puedo poner mi fe en él sin vacilar y sin fin. Por muy ignorante que sea, me ha escuchado, para que en estos últimos días pueda atreverme a emprender una obra tan santa y maravillosa. De esta manera puedo imitar de alguna manera a aquellos que el Señor predijo que anunciarían su evangelio en testimonio a todas las naciones antes del fin del mundo. Esto es lo que vemos que se ha cumplido. Míranos: somos testigos de que el evangelio ha sido predicado donde no hay nadie más.

35
Es una larga historia… contar cada uno de mis actos, o incluso partes de ellos. La haré corta, mientras cuento cómo el buen Dios me liberó a menudo de la esclavitud, y de doce peligros que amenazaban mi vida, así como de peligros ocultos y de cosas que no tengo palabras para expresar. No quisiera lastimar a mis lectores! Dios sabe todas las cosas incluso antes de que se hagan, y le tengo como mi autoridad que me dio a menudo advertencias en respuestas celestiales, – ¡yo, un miserable huérfano!

36
¿De dónde me vino esta sabiduría, una sabiduría que no estaba en mí? Ni siquiera sabía el número de días, y mucho menos conocía a Dios. ¿De dónde vino un regalo tan grande y vivificante, para conocer y amar a Dios, incluso a costa de dejar la patria y los padres?

37
Y muchos fueron los regalos que me ofrecieron, junto con la pena y las lágrimas. Hubo algunos a los que ofendí, incluso en contra de los deseos de algunos de mis superiores; pero, con la guía de Dios, no los consentí ni los consentí. No fue por mi propia gracia, sino que fue Dios quien lo superó en mí, y los resistió a todos para que yo pudiera venir a los pueblos de Irlanda a predicar el evangelio. Aguanté los insultos de los no creyentes, para que escuchara el odio que se me dirigía por viajar aquí. Soporté muchas persecuciones, incluso cadenas, para poder renunciar a mi estado de libre albedrío por el bien de los demás. Si soy digno, estoy dispuesto a renunciar a mi vida aquí y ahora por su nombre. Es allí donde deseo pasar mi vida hasta que muera, si el Señor me lo concede.

38
Estoy muy en deuda con Dios. Me dio una gracia tan grande, que a través de mí, mucha gente debería nacer de nuevo en Dios y ser llevada a la vida plena. También que los clérigos deben ser ordenados en todas partes para este pueblo que últimamente ha llegado a creer, y que el Señor ha tomado de los confines de la tierra. Esto es justo lo que prometió en el pasado a través de su profeta: “Las naciones vendrán a ti desde los confines de la tierra, y dirán: Qué falsos son los ídolos que nuestros padres consiguieron para sí mismos, y no sirven para nada”. Y otra vez: “Te he puesto como una luz para las naciones, para que seas su salvación hasta el fin de la tierra”.

39
Es allí donde espero su promesa, él es el que nunca engaña, como se repite en el evangelio: “Vendrán del este y del oeste, y se acostarán con Abraham, Isaac y Jacob”. Creemos que la gente creyente vendrá de todo el mundo.

40
Es justo que pesquemos bien y con diligencia, como dirige y enseña el Señor cuando dice: “Seguidme y os haré pescadores de hombres”. Y otra vez dice a través de los profetas: “He aquí que envío muchos pescadores y cazadores, dice Dios”; y otros dichos similares. Por lo tanto, es muy justo que echemos nuestras redes, para que una gran multitud y la gente sea tomada por Dios. También que haya clérigos para bautizar y animar a un pueblo necesitado y necesitado. Esto es lo que el Señor dice en el evangelio: advierte y enseña con estas palabras: “Id, pues, y enseñad a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. De nuevo dice: “Salid, pues, al mundo entero y anunciad el evangelio a toda criatura. El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado”. Y una vez más: “Este evangelio del reino será anunciado en todo el mundo, como testimonio para todas las naciones; y entonces vendrá el fin”. De la misma manera, el Señor predijo esto a través del profeta como dijo: “Y sucederá en los últimos días, dice el Señor, que derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros mayores soñarán sueños. En verdad, sobre mis siervos, hombres y mujeres, derramaré mi Espíritu y ellos profetizarán”. Oseas dice: “A los que no fueron mi pueblo, los llamaré mi pueblo; y a la que no ha obtenido misericordia, la nombraré a la que la ha obtenido”. En el lugar donde se dijo: Tú no eres mi pueblo: allí se les llamará hijos del Dios vivo .”

41
¿Cómo ha sucedido esto en Irlanda? Nunca antes conocieron a Dios excepto para servir a los ídolos y a las cosas inmundas. Pero ahora, se han convertido en el pueblo del Señor, y son llamados hijos de Dios. ¡Los hijos e hijas de los líderes de los irlandeses son vistos como monjes y vírgenes de Cristo!

42
Un ejemplo es este. Había una bendita irlandesa de noble cuna, una adulta muy hermosa a la que bauticé. Ella vino a nosotros unos días después por esta razón. Nos dijo que había recibido la palabra de un mensajero de Dios, que le aconsejó que se convirtiera en virgen de Cristo, y que se acercara a Dios. Gracias a Dios, seis días después, con entusiasmo y bien, tomó la vida que todas las vírgenes de Dios llevan. A sus padres no les gusta esto, por supuesto. Estas mujeres sufren persecución y falsas acusaciones por parte de sus padres, ¡y aún así su número crece! No sabemos el número de los nuestros que nacieron allí. Además, están las viudas y los célibes. De todos ellos, los que están en la esclavitud trabajan más duro, soportan incluso el terror y las amenazas, pero el Señor da gracia a muchas de las mujeres que le sirven. Incluso cuando está prohibido, siguen valientemente su ejemplo.

43
Podría desear dejarlos para ir a Gran Bretaña. Lo haría de buena gana, y estoy preparado para ello, como si fuera a visitar mi país natal y mis padres. No sólo eso, sino que me gustaría ir a la Galia a visitar a los hermanos y ver los rostros de los santos de mi Señor. Dios sabe lo que me gustaría hacer. Pero estoy atado por el Espíritu, que me asegura que si lo hiciera, sería culpable. Y temo, también, perder el trabajo que empecé, no tanto yo como Cristo el Señor, que me dijo que viniera aquí para estar con esta gente por el resto de mi vida. Que el Señor lo quiera, y me proteja de todo mal camino, para que no peque ante él.

44
Espero hacer lo que debo. Sé que no puedo confiar en mí mismo mientras esté en este cuerpo sujeto a la muerte. Hay uno que es fuerte, que intenta cada día socavar mi fe, y la castidad de la religión genuina que he elegido hasta el final de mi vida por Cristo mi Señor. La carne puede ser un enemigo que se arrastra hacia la muerte, es decir, hacia hacer esas cosas tentadoras que están en contra de la ley. Sé hasta cierto punto cómo no he llevado una vida perfecta como otros creyentes. Pero reconozco esto a mi Señor, y no me ruborizo ante sus ojos. No estoy diciendo mentiras: desde el momento en que lo conocí, el amor y la reverencia por Dios creció en mí, y hasta ahora, con la ayuda del Señor, he mantenido la fe.

45
Los que lo deseen pueden reírse e insultar. Pero no me callaré, ni ocultaré las señales y maravillas que el Señor me ha mostrado incluso muchos años antes de que se produjeran. Él sabe todas las cosas incluso antes del comienzo de los tiempos.

46
Así que quiero dar gracias a Dios sin cesar. Él perdonó frecuentemente mi falta de sabiduría y mi negligencia, y más de una vez no se enfadó mucho conmigo, el que debía ser su ayudante. No acepté rápidamente lo que me mostró, y así el Espíritu me impulsó. El Señor fue misericordioso conmigo mil veces, porque vio en mí que estaba preparado, pero que no sabía qué hacer con el estado de mi vida. Hubo muchos que prohibieron esta misión. Incluso se contaban historias entre ellos a mis espaldas, y decían: “¿Por qué se pone en peligro entre gente hostil que no conoce a Dios?” No es que fueran maliciosos, sino que no entendían, como yo mismo puedo atestiguar, ya que yo era un simple campesino ignorante. De hecho, no reconocí rápidamente la gracia que había en mí; ahora sé lo que debería haber hecho entonces.

47
Ahora, por lo tanto, he informado a mis hermanos y a mis compañeros que me creyeron, porque les advertí, y les advierto ahora, para fortalecer y confirmar su fe. Oh, que imitaras cosas más grandes, y que hicieras cosas más poderosas! Esta será mi gloria, ya que un hijo sabio es la gloria de su padre.

48
Todos sabéis, y Dios sabe, cómo he vivido entre vosotros desde mi juventud, con verdadera fe y sinceridad de corazón. También hacia el pueblo pagano entre el que vivo, he vivido de buena fe, y seguiré haciéndolo. Dios sabe que no he sido infiel ni siquiera con uno de ellos, ni pienso hacerlo, por el bien de Dios y su iglesia. No quisiera despertar la persecución de ellos y de todos nosotros; ni tampoco quisiera que el nombre del Señor fuera blasfemado a causa de mí; ya que está escrito: “Ay de aquel por quien el nombre del Señor es blasfemado.”

49
Sé que no tengo experiencia en todas las cosas. Pero aún así, he tratado de mantener una guardia sobre mí misma y sobre los cristianos y vírgenes de Cristo y las mujeres religiosas que me daban pequeños regalos por su propia cuenta. Cuando arrojaban algunos de sus adornos en el altar, yo se los devolvía. Les dolía que yo hiciera esto. Pero era por la esperanza del don eterno, que tenía cuidado en todas las cosas, en caso de que los incrédulos me atraparan a mí o a mi ministerio de servicio por cualquier razón. Tampoco quería dar a los que no podían creer ni la más mínima razón para hablar en mi contra o quitarme mi carácter.

50
Sin embargo, quizás, cuando bauticé a tantos miles de personas, ¿esperaba recibir el más mínimo pago? Si es así, dígamelo, y se lo devolveré. O cuando el Señor ordenó clérigos en todas partes a través de mis pobres esfuerzos, y les di este servicio gratis, si les pedí que pagaran incluso el coste de mis zapatos, díganmelo y se lo devolveré y más.

51
Me dedico a ti, para que me tengas para ti. He viajado por todas partes entre vosotros por vuestro propio bien, en muchos peligros, e incluso a las partes más lejanas donde nadie vivía más allá, y donde nadie nunca fue a bautizar y a ordenar clérigos o a llevar a la gente a la plenitud. Es sólo por el don de Dios que yo diligentemente y con la mayor disposición hice todo esto por vuestro bien.

52
A veces daba regalos a los reyes, más allá de lo que pagaba a sus hijos que viajaban conmigo. A pesar de esto, nos tomaron prisioneros a mí y a mis compañeros, y querían matarme, pero aún no había llegado el momento. Robaron todo lo que encontraron en nuestra posesión, y me ataron con hierro. El día catorce, el Señor me liberó de su poder; todas nuestras posesiones nos fueron devueltas por el amor de Dios y por la estrecha amistad que habíamos tenido anteriormente.

53
Vosotros mismos sabéis cuánto gasté en los jueces de las regiones que visité con más frecuencia. Estimo que di no menos del precio de quince personas, para que os beneficiéis de mí, y que yo me beneficie de vosotros en Dios. No me arrepiento de haberlo hecho, ni siquiera fue suficiente para mí – sigo gastando, y gastaré más. El Señor es poderoso, y puede concederme gastar mi propio dinero por el bien de vuestras almas.

54
Mira ahora: Invoco a Dios como testigo en mi alma de que no digo ninguna mentira. Ni les escribiría buscando su alabanza, ni por avaricia – no es que espere honor de ninguno de ustedes para mí. Es el honor que aún no se ha visto, pero que se cree en el corazón, que es lo que me da satisfacción. El que dio la promesa es fiel, y nunca miente.

55
Veo que ya en esta época el Señor me ha dado una grandeza mayor de la que podría esperarse. No era digno de esto, no es la clase de persona por la que el Señor haría esto, ya que sé con certeza que la pobreza y la calamidad son más mi estilo que la riqueza y el disfrute. Pero Cristo el Señor se hizo pobre por nosotros. Yo también soy desdichado e infeliz. Aunque quisiera riquezas, no las tengo. No intento juzgarme a mí mismo, ya que cada día existe la posibilidad de que me maten, o me rodeen, o me lleven a la esclavitud, o cualquier otra cosa que suceda. Pero no temo ninguna de estas cosas, por las promesas del cielo. Me he arrojado en las manos de Dios todopoderoso, que es el gobernante de todos los lugares, como dice el profeta: “Arroja tus preocupaciones sobre Dios, y él te sostendrá”.

56
Ahora encomiendo mi alma a mi Dios más fiel. Por él realizo el trabajo de un embajador, a pesar de mi condición menos noble. Sin embargo, Dios no se deja influenciar por tales situaciones personales, y me eligió para esta tarea para que fuera uno de sus sirvientes menos importantes.

57
Así que le devolveré todo lo que me ha dado. Pero, ¿qué puedo decir, o qué puedo prometer a mi Señor? No hay nada que tenga que no sea su regalo para mí. ¡Pero él conoce las profundidades de mi corazón, mis sentimientos! Sabe que es suficiente que yo desee mucho, y estoy listo para esto, que me conceda beber de su cáliz, tal como se complacía en hacer por otros que lo amaban.

58
Por esta razón, que Dios no permita que yo sufra la pérdida de su pueblo, que se ha convertido en suyo en las partes más lejanas de la tierra. Ruego a Dios que me dé perseverancia, y que me conceda dar un testimonio fiel de él hasta mi muerte, por el bien de mi Dios.

59
Si alguna vez he imitado algo bueno por el bien de mi Dios, a quien amo, le pido que me conceda poder derramar mi sangre con estos conversos y cautivos, incluso si me faltara una tumba para el entierro, o si mi cadáver fuera miserablemente desgarrado miembro a miembro por perros o bestias salvajes, o si los pájaros del cielo lo devoraran. Declaro con certeza que si esto sucediera, habría ganado tanto mi alma como mi cuerpo. No hay duda de que nos levantaremos en el día señalado con el brillo del sol, es decir, en la gloria de Cristo Jesús nuestro redentor. Seremos como hijos del Dios vivo y coherederos de Cristo y seremos moldeados a su imagen, ya que es de él, por él y en él que debemos reinar.

60
El sol que vemos salir para nosotros cada día a sus órdenes, ese sol nunca reinará ni su esplendor continuará para siempre; y todos aquellos que adoran ese sol llegarán a un mal y miserable castigo. Nosotros, sin embargo, creemos y adoramos al verdadero sol, es decir, a Cristo, que nunca perecerá. Tampoco perecerán los que hagan su voluntad, sino que permanecerán para siempre, como Cristo permanecerá para siempre. Él vive con Dios Padre todopoderoso y con el Espíritu Santo antes de que las edades comenzaran, y ahora, y por todas las edades de las edades. Amén.

61
Una y otra vez puse brevemente ante ustedes las palabras de mi confesión. Testifico en verdad y con gran alegría de corazón ante Dios y sus santos ángeles que nunca tuve otra razón para regresar a esa nación de la que había escapado antes, excepto el evangelio y las promesas de Dios.

62
Rezo por aquellos que creen y tienen reverencia por Dios. Algunos de ellos pueden inspeccionar o encontrarse con este escrito que Patrick, un pecador sin saber, escribió en Irlanda. Que ninguno de ellos diga que lo poco que hice o di a conocer para complacer a Dios fue hecho por ignorancia. En cambio, pueden juzgar y creer en toda la verdad que fue un regalo de Dios. Esta es mi confesión antes de morir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

El gigante de Cerne Abbas podría ser mucho más reciente de lo que se pensaba

Leo en la prensa británica (link al final) que la enorme figura grabada en la ladera de la colina...

Banquetes, fanfarronadas y decapitaciones: El juego del estatus entre los celtas irlandeses.

Os presentamos un nuevo artículo de Cristobo de Milio Carrín que quizá pueda ser una especie de epílogo del fantástico trabajo que hizo en...

BIBLIOGRAFÍA: Cazadores de cabezas y duelos a muerte: la ideología guerrera de los antiguos celtas

Bibliografía citada en: Cazadores de cabezas y duelos a muerte: la ideología guerrera de los antiguos celtas Porteros de piedra y cazadores de cabezas Buitres, valkirias...

Cait Sidhe, un gato negro muy especial en la mitología escocesa e irlandesa

El gato negro ha sido asociado injustamente desde la edad media a la brujería y la mala suerte. Ya sabeis que siempre me hago...

El español que volvió a Irlanda tras los pasos de Francisco de Cuéllar. Entrevista al actor Fernando Corral

Hace un par de semanas os hablamos de un mediometraje en el que se recordaba la aventura del capitán de los tercios españoles, Francisco...

Artículos relacionados