Excavación arqueológica As Huertas, Castropol. Foto celtica.es
Tiempo de lectura: 2 minutos

La Dirección General de Patrimonio del Principado de Asturias ha dado paso a que se siga edificando en el solar ubicado en el centro de la villa de Castropol, en la ría del Eo, a pesar del hallazgo esta primavera de restos arqueológicos del siglo II a.C.

Orlando Morán, arqueólogo que dirige los trabajos de seguimiento de la obra, comenta en la prensa regional que se trata de un yacimiento con valor “científico, no arqueológico”. Al no haber un paralelismo con otros restos arqueológicos aparecidos hasta el momento se determina que se puede edificar en el solar.

Un descubrimiento con escasos restos arqueológicos

Desde nuestro punto de vista, a pesar de no ser lo deseable, es previsible. Los estudios practicados en la zona, determinaron que se debía tratar de una prospección en busca de mineral de hierro. Los resultados presentados por el equipo de arqueología que estudió los restos, fueron realmente pobres. De la información trascendida a la opinión pública se deduce que se trata de pocos restos materiales (apenas algunas cerámicas) y una estratigrafía que permitió deteminar los límites de la zanja abierta en el proceso de minería castreña.

Es evidente que si se tratara de un resto más identificable el hallazgo alcanzaría nuevas dimensiones, sin embargo en este caso no se ha podido determinar mucho más de lo que ya se ha comentado.

A pesar de ser previsible, ¿es la mejor opción?

Por lo que se, (poco) del funcionamiento de la arqueología ligada a obras públicas y privadas, lo que parece evidente es que hay dos intereses contrapuestos. El interés privado de vecinos y empresas de construcción, y el interés público de conocimiento del pasado. El papel de la Administración en estos casos es delicado ya que su función es preservar dos derechos que se solapan, o mejor dicho, se enfrentan.

Para proteger el interés general sobre nuestro patrimonio se realizan las intervenciones arqueológicas oportunas, y se recopila toda la información posible sobre el lugar antes de sellarlo o destruirlo (como parece que va a ser en este caso). El derecho del constructor o de los vecinos a construir nuevas viviendas queda protegido con la concesión del permiso para la obra.

Hay un poblado en Castropol, pero no acaba de aparecer

Lo que resulta evidente es que en un lugar de unas características físicas tan notables como la pequeña península en medio de la ría del Eo como es Castropol, debió haber un poblado. Las zanjas de minería vienen a ahondar más si cabe en esta teoría, que sólo ha recibido pequeños hallazgos con cuentagotas para ser demostrada.

El concejo de Castropol tiene la mayor densidad de poblados castreños de toda Asturias. El hábitat que proporciona la ría ha sido aprovechado desde la prehistoria, e incluso algunos de sus hallazgos arqueológicos dan nombre a determinados tipos de herramientas de la edad de los metales.

No es por tanto descabellado pensar que en el subsuelo de este lugar nos esperan más sorpresas. Lo que no está tan claro, pero siempre pasa, es el interés de las distintas administraciones, que al fin y al cabo vienen y van, en profundizar más sobre el conocimiento de esta preciosa localidad del occidente asturiano. Veremos qué nos depara el futuro.