Tiempo de lectura: 10 minutos

En el siglo II a.C. un contingente de pueblos celtas, o germanos muy celtizados, provenientes de la península de Jutlandia (actual Dinamarca) abandonan sus territorios y se dirigen hacia el centro y sur de Europa en busca de nuevas tierras donde asentarse. Por el camino desplazan a otros pueblos que se unen en una confederación capaz de aniquilar a dos ejércitos romanos completos y cruzar los Pirineos.

Allí no tenemos claro lo que sucede. Lo único que sabemos a ciencia cierta es que fueron rechazados por una confederación de pueblos celtíberos. (Livio, P.)

Esta es la historia de Cimbrios, Teutones, Ambrones y Tigurinos, quizá una de las últimas migraciones celtas antes del cambio de era, y este es el papel que los celtas de Iberia desempeñaron en este suceso

Para los que no os guste leer os dejo la peli :), para el resto podeis seguir más abajo.

La cultura de Jastorf

Se trata de la Edad del Hierro prerromana en el norte de Europa (algo así como nuestra cultura castreña del noroeste). Se desarrolló en Escandinavia, Países Bajos y el norte de Alemania entre los siglos IV y I a.C. En esa zona la Edad del Hierro duró hasta la Edad Media prácticamente con distintas fases. La sucesora de la cultura de Jastorf es la de Vendel

Cultura Jastorf. Fuente Wiki Commons

La migración de Cimbrios y Teutones tuvo lugar por un cambio climático en la zona de esta cultura en torno al 120 a.C. (Martens, 2004) que provocó escasez de alimentos y potentes inundaciones acompañada de un aumento de la población similar al ocurrido en la cultura de La Téne, que es fronteriza por el sur con la de Jastorf.

Quiénes eran los Cimbrios y los Teutones

En el siglo II a.C. el conocimiento de la zona norte de Germania por parte de los romanos no era demasiado preciso. Sabemos que muchos de los pueblos que ellos denominaban germanos, en realidad eran de origen celta, o bien estaban muy celtizados. Igual que el término hispanos era un término de origen territorial, creo que debemos entender en esta época que Germania era un concepto similar, referido a todo habitante al otro lado del Rhin.

Debemos tener en cuenta que hablamos de pueblos proto-germánicos, es decir en formación, en el momento en que la cultura celta de La Tène estaba en su apogeo y por lo tanto debemos pensar que los celtas influyeron profundamente en la formación étnica de las tribus que vivieron al este del Rhin. Una vez más los ríos, que los romanos consideraron fronteras, no eran vistas así por los celtas.

Los Cimbrios eran una tribu tradicionalmente considerada germana, aunque bastante celtizada, por lo que sabemos de sus nombres (su lider se llamaba Boiorix) un nombre celta sin duda. Fueron los desencadenantes de esta migración

Es el caso de los Teutones, posiblemente eran una tribu germana muy celtizada. Según Ptolomeo y Pomponio Mela habitaban la península de Jutlandia (allí se encontró el caldero de Gundestrup) junto a los cimbrios. Posiblemente su origen fuera galo. Su nombre es un compuesto de “teuta” (pueblo) y “ona” (agua), es decir, el pueblo del agua (el río Elba). Sabemos también que se aliaron con frecuencia con los galos Eburones  y los Helvecios. Y posiblemente estuvieran emparentados con los Belgas o al menos tuvieran estrechos tratados de amistad.

Los Ambrones en cambio tienen tanto en su nombre como en sus costumbres rasgos completamente celtas. Según García y Bellido, una rama de este pueblo ya había entrado en la Península ibérica en torno al siglo VIII a.C.  con los cimbrios y se habían mezclado con otras tribus celtas de Iberia donde se diluyeron. (García y Bellido, 1951)

Los Tigurinos aparecen plenamente en territorio de la Céltica. Son parte de los Helvecios y ocupaban el límite de la Galia con Germania en las estribaciones norte de los Alpes.

Las guerras Cimbrias

Salida de sus tierras natales

Hacia el 115 a.C. los Cimbros salen de su territorio natal arrastrando con ellos a los Teutones y los Ambrones. Las inundaciones del 120 a.C (Martens, 2004) provocan un desplazamiento de tribus de la península de Jutlandia. Van buscando nuevos territorios donde asentarse, como veremos en varios momentos más adelante. Me parece importante recalcarlo porque el hecho de que fuera una emigración completa en vez de una expedición de saqueo, tiene implicaciones distintas. Estos pueblos se desplazan con todas sus posesiones y familias en busca de una oportunidad, y son sociedades guerreras, es decir, estan dispuestas a ejercer la violencia sin dudarlo para conseguirlo. Además, como digo. van moviendo a otras tribus a medida que avanzan en una especie de fila de fichas de dominó.

Una vez fuera de su territorio se movilizan cada primavera en busca de territorios, estableciéndose a medida que los encuentran y deteniendose a pasar el invierno.

Primera victoria en Noreya

En el 113 los encontramos en Norico, una provincia aliada de Roma compuesta por pueblos celtas (actual Austria). Los Boyos (Boii) les habían conseguido desplazar hacia esa provincia y hacia allí se dirigía un ejército romano al que los nóricos habían llamado pidiendo ayuda. En 112 a.C. Cneo Papirio Carbón en una campaña bien organizada consigue una posición de fuerza y parlamenta con los Cimbros para que salgan de la provincia. Cuenta Plutarco en Vidas Paralelas que los pueblos de la confederación pensaban abandonar pacíficamente las tierras pero descubrieron que les estaban preparando una emboscada así que en un ataque violento destrozaron a las legiones y capturaron al cónsul en la batalla de Noreya. Posiblemente la aniquilación de las tropas romanas habría sido total sino fuera porque al final del día se desenadenó una fuerte tormenta (T. Livio) que los celtas consideraron provocada por la ira de los dioses, ya que lo que más temían era que el cielo cayera sobre sus cabezas.

La ruta por la Galia

Podían haber pasado hacia Roma e intentar el saqueo, pero tomaron camino hacia la fértil Galia donde fueron incorporando temporalmente a más tribus (los Tigurinos).

En el 109 a.C. invaden la Narbonense infligiendo una derrota a los romanos al mando de Marco Junio Silano, tras haber rechazado Roma otorgarles tierras. En el 107 a.C. saquean Burdigala, oppidum de los Alóbroges, donde los Tigurinos aniquilaron literalmente (Plutarco) al ejército romano que les había salido al paso dirigido por Lucio Casio Longino Ravila.

Los tigurinos abandonaron la confederación entonces después de esta victoria, volviendo a sus tierras. Serían los primeros pueblos arrasados por Julio César en la Guerra de las Galias.

En el 106 a.C. los arvernos se enfrentan a ellos y Tito Livio dice que llegaron a comerse a sus muertos al ser asediados en sus castros. No pudieron hacer más que resistir hasta que los invasores abandonaron sus tierras.

La masacre de Arausio

En el 105 a.C. Roma era consciente de que tenía un problema serio y para resolverlo encomienda el mando de dos ejércitos al procónsul Quinto Servilio Cepión y al cónsul Cneo Malio Máximo. Dicen que este ejército fue con toda probabilidad el más grande enviado por Roma (posiblemente mayor que cualquiera de los que participaron en las guerras Púnicas). Estaba compuesto por 80.000 legionarios y 40.000 tropas auxiliares.

No era para menos. Debido a lo alejado de la procedencia de estos pueblos, y la dificultad en tener noticias veraces por parte de Roma, el contingente que llegó al combate era mucho mayor del esperado.

La desunión de los dos líderes romanos, que desconfiaban el uno del otro y habían apostado sus ejércitos separados a ambas orillas del Ródano. La confederación de tribus celto-germanas no tuvo demasiado problema en organizar el combate frente a las dos unidades romanas, quienes además plantearon la lucha de forma separada y descoordinada. Por ejemplo, Plutarco dice que Cepión quiso demostrar la superioridad de su ejército frente al de Máximo y atacó por su cuenta siendo masacrado por los celtas y perdiendo su campamento.

La derrota de Arausio supuso la aniquilación de casi todo el ejército romano (unos 120.000 hombres) y posiblemente fue la mayor derrota desde Cannas. Es más esta humillación podría haber supuesto la invasión definitiva de la península Italiana por parte de los celtas y germanos y haber cambiado el rumbo de la historia de Roma.

Sin embargo, incomprensiblemente, los cimbros y Teutones no se dirigieron hacia allí sino que pasaron a Hispania, lo que es interpretado por varios historiadores (desde Livio a interpretaciones contemporáneas, como la de Grimal) como que éste era el destino que buscaban ya que la Galia era un territorio más poblado por aquel entonces. Lo cierto es que cruzan los Pirineos y aquí perdemos un poco su pista.

Los Cimbros en Hispania

Plutarco y otros historiadores latinos consideran la entrada en Hispania como una oportunidad para los ejercitos romanos de recuperarse.

Aquí, donde la falta de testimonios literarios es más notable, es donde empiezan las dudas.  Sólo nos cuentan que los celtíberos les expulsan dos años después de Iberia, pero no sabemos exactamente por dónde se desplazaron o qué tierras tomaron o qué pueblos participaron

Posidonio y Livio dicen que se toparon con una confederación celtíbera y que arrasan aquellos territorios. Por un lado, como veis en los mapas, se interpreta que esa coalición los expulsó hacia el noroeste de Iberia, de donde saldrían dos años después por los pasos occidentales de los Pirineos, tras saquear a Galaicos, Astures, Cántabros y Vascones. Sería interesante saber si hay algún testimonio arqueológico en la cultura castreña y vecinas que confirmara esta ruta.

Cimbrios y Teutones. Mapa Wiki Commons

Otros autores consideran que la entrada se produjo solo por parte de los Cimbrios, y que los Teutones y Ambrones se desplazaron al norte. La entrada de los Cimbrios sería por la parte sur de Pirineos y se toparon en el valle del Ebro con una confederación celtíbera que no les dejó avanzar más, expulsándolos hacia la Galia aquitana de nuevo en el 104 a.C.

Cimbros y teutones. Desconozco la fuente original. Extraida de https://arrecaballo.es/edad-antigua/los-cimbrios-y-teutones/invasion-protogermanica/
El asalto definitivo a Roma

La decisión de pasar a Hispania creo que obedece a una causa sencilla. Una confederación de pueblos guerreros no es un ejército disciplinado al mando de un caudillo. Al menos no en la fase en la que se enfrentaron al ejército del Ródano. Debemos suponer que en el mando de esta migración había varios jefes tribales pugnando por prevalecer sobre otros.

Lo cierto es que hasta la toma de poder de Boiorix, la emigración simplemente parece un recorrido sin sentido por la Galia. Se puede explicar quizá esta ruta basándose en la costumbre que describe Tácito entre los germanos de no ocupar los territorios donde han tenido que luchar para conquistar. Algo parecido pasa con los celtas.

Pero con Boiorix las cosas cambian, el enorme ejército (compuesto por un millón de personas en ese momento, algo que nos parece exagerado) se estaba convirtiendo en un monstruo logístico imposible de gobernar. Así que el líder Cimbro propone dividirlo en tres alas que deberían abastecerse por su cuenta y a las que sería más sencillo gobernar. Cualquiera de ellas podría enfrentarse a un ejército romano en igualdad de condiciones.

Teutobod dirigiría a los Teutones y Ambrones por el oeste, y los Cimbros de Boiorix, iban a saquear Italia entrando por los pasos del norte tras abastecerse y el resto de tribus compuesta por Queruscos y Marcomanos por el este. (Me recuerda a la organización de los astures bajando de las montañas en tres alas hacia las legiones romanas en las Guerras astur-cántabras).

La defensa de Roma y el final de la expedición

Los germanos dirigidos por Teutobod saquearon Massilia y sus alrededores camino del Lacio para abastecerse probablemente antes de cruzar los Alpes. Allí fueron interceptados por un potente ejército romano dirigido por Mario en el 102 a.C. en Aquae Sextae.

El ejército teutón y ambrón acabó exterminado y su líder capturado. Mario encendió un fuego para quemar los montones de cadáveres celto-germanos.

Sin embargo los Cimbros y el tercer ala del ejército habían cruzado los Alpes y estaban ya en territorio Romano. De nuevo se entretienen saqueando las tierras de las laderas de los Alpes, dando tiempo a Mario para reunir al ejército victorioso de Aquae Sextae con el de Sila en Vercellae.

Representación de la batalla de Vercellae. Óleo sobre lienzo, Superficie pintada irregular, 162 x 148 3/8 pulg. (411,5 x 376,9 cm). Giovanni Battista Tiepolo – Metropolitan Museum of Art.

Mario, erigido como lider máximo, prácticamente extermina a todos los Cimbros, cayendo dos de sus líderes, el propio Boiorix y Lugius (nombre celta de raiz Lug ?). Cuenta Plutarco que las mujeres Cimbras mataron a sus hijos y luego se suicidaron antes de caer en manos de los romanos, acabando la expedición como un auténtico genocidio. Recuerda a los pasajes sobre la resistencia Cántabra o la Numantina en Hispania. No se bien si es un recurso literario, pero es demasiado frecuente en los relatos romanos sobre guerras con tribus celtas como para pasarlo por alto.

Consecuencias de este episodio de la Historia.

Roma pudo haber sido saqueada de nuevo como 200 años antes lo había hecho otro caudillo celta, Brenno. Lo cierto es que el miedo cimbrio estaba presente en los habitantes de la Ciudad Eterna, que esperaban ver a las tropas invasoras en cualquier momento.

Para el mundo celta probablemente significó una de las últimas invasiones a gran escala, si bien sabemos que hubo varias más a menor escala protagonizadas por pueblos individualmente, por ejemplo los Boios.

Los Cimbros, Teutones y Ambrones no desaparecieron de la historia, ya que permanecieron en Jutlandia donde todavía tendrían que enfrentarse de nuevo a Roma. De hecho los Teutones protagonizaron episodios de la Historia posteriores como integrantes de invasiones germánicas, convirtiendose en unos de los pueblos germanos por excelencia.

Los Tigurinos, primeros en abandonar la confederación, se salvaron de la derrota infringida al resto de integrantes de la misma al retirarse de nuevo a sus tierras después de la victoria del 107 a.C. pero su suerte estaba echada. Al inicio de la conquista de las Galias, los romanos dirigidos por J. César los masacraron con la excusa de que atacaban a los aliados de Roma. Casio Longino, el cónsul romano al que aniquilaron era el abuelo de la mujer del César.

Tras este episodio se sentaron las bases para la Guerra Civil de Roma

BIBLIOGRAFÍA

PLUTARCO, Vidas paralelas. Akal Clásica. 2004
PEREZ RUBIO, A. Coaliciones en el mundo celtibérico. VII Simposio sobre los celtíberos. Nuevos Hallazgos, Nuevas Interpretaciones.2014
MARTENS, J. Jastorf and Jutland (On the northern extent of the so-called Jastorf Culture), Das Jastorf-Konzept und die vorrömische Eisenzeit im nördlichen Mitteleuropa, 2004
PLUTARCO, Vidas de Sertorio y Pompeyo, Akal Clásica. 2004
GARCÍA DE ANDOAIN,J. La guerra Cimbria, Revista del Ejército.2017 pp 92-98
GRIMAL, P. La formación del Imperio Romano, El mundo Mediterráneo en la Edad Antigua. pp 245-246
TITO LIVIO, Periocas, Versión digitalizada en 2003
CAYO CORNELIO TACITO De las Costumbres, Sitios y Pueblos de la Germania.
GARCÍA Y BELLIDO, A. Algunos problemas relativos a las invasiones indoeropeas en España. Archivo español de arqueología (82) pp. 478-496

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here