Puerta de Camp d'Autoune. Foto M.C Kurzaj
Tiempo de lectura: 2 minutos

El yacimiento celta sigue despertando un gran interés entre los arqueólogos franceses. Camp d’Antoune está situado en una plataforma natural de unas 15 hectáreas desde la que se domina el valle alto del Loira.

Las excavaciones principales se realizaron entre 2007 y 2011. En aquella ocasión, dirigidos por Caroline Kurzaj, descubrieron restos celtas datados entre finales del siglo II y la primera mitad del 1 a.n.e. Entre ellos una sorprendente puerta de la muralla formada por piedras angulares.

Camp d'Antoune: ¿nuevos descubrimientos?
Restos de la puerta principal de la fortificación en forma de chicana con una cadena de esquina usando prismas de basalto que forman la entrada a la muralla. créditos: grupo de investigación arqueológica vellave)

La muralla, realizada en piedra seca, confirmó la importancia del lugar, ya que debió ser impresionante en su momento de plenitud. En algunos tramos aún conserva 10 metros de altura. Se cree que tuvo una relevancia similar a otros lugares como Bibracte o Gergovia.

En lo que respecta a la muralla, todavía estamos lejos de saberlo todo. “La conservación de la muralla del campamento de Antoune le da un estatus importante en cuanto al conocimiento del modo de construcción de las fortificaciones de los galos. Una excavación detallada de su estructura permitiría comprender su evolución y su función, en particular durante la Guerra de las Galias”, explica Kurzaj.

Desde que se excavara por última vez ha habido una revolución en arqueología, la aparición del LIDAR. Esta nueva tecnología ha abierto un mundo de posibilidades en el yacimiento. En 2011 apenas se habían excavado unos cientos de metros, pero ahora, con el análisis LIDAR se ha podido observar todo el lugar descartando la vegetación, muy abundante y cerrada, en la parte superior del mismo.

Camp d'Antoune: ¿nuevos descubrimientos?
LIDAR sobre Camp d’Antune. Foto M.C Kurzaj

Gracias a ello, en cuanto se pueda, se emprenderán nuevas excavaciones, dirigidas a varios restos interesantes que aparecieron en el rastreo. Por ejemplo, La función y la estructuración interna de la ocupación de la meseta siguen siendo en gran parte desconocidas. Una excavación en el corazón del hábitat permitiría reconocer la organización y evolución de las zonas residenciales.

Estaremos a la espera de novedades, aunque las cosas van a ir lentas a partir de ahora.

Os dejo una pequeña sorpresa, si os gusta el LIDAR, aquí os dejo imágenes en alta resolución de varios yacimientos franceses que están disponibles en open data. para acceder podeis hacer click en este enlace (es seguro)

Si navegais hacia el directorio raiz tendreis acceso a los ficheos necesarios para manejar en un programa LIDAR

Os dejo un link a un artículo publicado por la arqueóloga directora de las excavaciones sobre los sondeos de 2012

Víaarcheograv.fr
Artículo anteriorGijón acogerá el 45 Coloquio Internacional de la Asociación Francesa para el Estudio de la Edad del Hierro
Artículo siguienteDocumental. El crepúsculo de los celtas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here