Cabra bermeya

0
231
Cabra Bermeya. Foto Acriber
Tiempo de lectura: 2 minutos

Sigo con la serie de post sobre razas autóctonas de las distintas naciones celtas. En esta ocasión además lo hago con una especie en peligro de extinción. La cabra bermeya.

Se trata de una especie criada tradicionalmente en Asturies, que se encuentra en la zona sur de la comunidad (la más montañosa), actualmente dividida en dos poblaciones independientes, aunque en los años 40 del siglo XX ocupaba toda la franja sur del territorio.

Un animalín resistente, que da buena carne y con cuya leche se elaboraba (y se sigue haciendo en parte), el tradicional queso gamoneu y el de los Beyos.

Es muy característica por su morfología, de pelo rojizo y ubres y orejas de tamaño pequeño. Adaptada sin duda a la crudeza de las montañas asturianas lo que le hace tener una morfología más pequeña en la zona occidental de Asturies que en la oriental, entre otros factores.

La bermeya, o roxa (por el color), está incluida en el catálogo de Razas Caprinas Autóctonas en peligro de extinción, principalmente debido a la merma de las explotaciones ganaderas tradicionales en Asturies, y al abandono del mundo rural. Estas explotaciones, pequeñas en su mayor parte, son difícilmente sostenibles a largo plazo si no forman parte de un entramado socio-económico que sostenga el tipo de vida tradicional del campo asturiano.

Lo cierto es que no se tiene información genética de cuales son las variedades que dieron lugar a esta raza. Se considera que desciende de  la Capra Aegagrus, que es un tipo de animal que habitaba Europa y Oriente Próximo donde fue domesticada en torno al VIII milenio a.C.

Por cierto, aunque se da por supuesto que los pastores neolíticos trajeron su ganado a medida que este nuevo modo de subsistencia se iba implantando por todo el continente, la arqueología está arrojando nuevos datos que permiten formular hipótesis alternativas a este modelo, debido a las dataciones de huesos de ovinos en cuevas que indican una presencia de estos animales antes de este periodo. El futuro dirá.

De momento, nuestra pequeña cabra bermeya está en peligro, y es un hecho que tiene más que ver con la transformación de nuestro modo de subsistencia actual que con otra cosa.

Hay una Asociación de Criadores de Cabra Bermeya (ACRIBER) que se está encargando de la recuperación de esta especie. Qué gran trabajo hacen las asociaciones de criadores por cierto.

Artículo anteriorSantullano, viaje al siglo IX. El gran templo del primer peregrino
Artículo siguienteOviedo, origen del Camino de Santiago

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí