Breve historia de Las Cíes, islas de los dioses, el más allá o las Casiterides.

Te recomendamos

Una semana en Bretaña. La costa de granito rosa. Aod ar vein ruz

Sigo con el relato del viaje por carretera que hicimos este verano por Bretaña. El paso por Dinan ya...

Fotografiando el interior de una granja bretona abandonada

En las inmediaciones del dolmen de Kergunteuil, que visité en Tregastel, en Bretaña, se levantaba una granja que desde...

El castro más bonito del mundo… para mi

Una cuestión puramente personal, lo reconozco. También que es un poco friki tener un castro favorito del mundo mundial,...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.

Tiempo de lectura: 3 minutosLa primera vez que pisé la arena de la playa de Rodas en la isla de en medio de las cies me dio la sensación de que estaba en otro lugar que no era Galicia. Sé que es raro, pero es la verdad, parecía una playa mediterránea con ese color del agua y la arena dorada. También por el calor… Bueno, en cuanto metí el pie en el agua el Atlántico me volvió a colocar en el mapa 🙂

Los galaicos pensaban que el más allá estaba en una isla a nueve olas de distancia, el Alén, pues esa es de alguna manera la sensación que tienes al llegar alli.

Plinio habló de ellas y las llamaron siccaes, es decir áridas, y no es por casualidad. Las islas tienen un microclima que hace que durante el periodo estival sufra sequías pudiendo equipararse su régimen de lluvias a un clima mediterráneo.

Ptolomeo las llamó las islas de los dioses sin haberlas visto.

Habitadas desde el paleolítico y neolítico, los primeros restos estables de poblamiento son de la edad del cobre en torno al 3500 a.C. y llegan hasta el castro das hortas en el monte do faro, en la isla de en medio, de plena edad del hierro.

El recinto amurallado de este poblado tiene unos cien metros de longitud y se ubicó en un risco escarpado del monte con mucha visibilidad. Consta de una muralla prerromana que luego fue modificada posteriormente durante la presencia de Roma. El núcleo central de poblado fue destruido para levantar el faro actual, el más alto de Galicia, a unos 140 metros de altura. Se conservam restos de una vivienda o estructura de 3 metros de diámetro así como una piedra horadada llamada altar del druida que se considera que es un ara de sacrificios. Entre los restos hallados está un dintel labrado y muchos restos de cerámicas así como molinos de mano, considerados hasta no hace tanto como indicadores de presencia romana, aunque en la actualidad se considera que son plenamente indígenas.

Cerámica tipo islas Cíes. Museo del mar de Galicia.

Los restos encontrados en las distintas excavaciones, 2007, 2011 y 2013 fueron archivados y hasta 2014 no volvieron a ser estudiados, estamos ante uno de esos yacimientos olvidados de nuestra geografía.

Es algo que me extraña ya que el lugar debió ser uno de esos puntos clave de la antigüedad. Por ejemplo se creyó durante mucho tiempo que estás islas junto con las de Ons pudieron ser las Kassiterides, las islas del estaño. Lo cierto es que estás islas posiblemente fueron variando su posición a medida que se iban descubriendo puerros comerciales más al norte por los navegantes fenicios y tartesicos. Las candidatas a ser las míticas islas van desde las Cíes hasta Bretaña y las islas británicas.

Arqueológicamente no hay ninguna evidencia de que se extrajera estaño en ellas así que lo más probable es que fueran un punto de intercambio comercial más que de extracción de minerales. Posiblemente con Roma vivió una segunda floreciente época comercial.

Pero el primer contacto con las tropas del Lacio no fue pacífico. Cuenta Dion Casio que Julio César acudió al norte a castigar a las tribus lusitanas de los herminios que hacía frecuentes expediciones de saqueo a la Bética. Cuando vieron venir a las tropas del general más famoso de todos los tiempos huyeron a las islas a refugiarse. Cesar mandó construir balsas y perseguirlos pero la jugada no le salió bien y perdió buena parte de sus soldados en el intento. Haciendo gala de una de sus mayores cualidades, la persistencia, mando traer una barcaza con la que transportó a su tropa por la ría hasta la isla y sin tener que entrar en combate la sometió.

No está claro que sea verdad o leyenda, lo cierto es que si que hay numerosos restos romanos en ellas como para asegurar la presencia de un puesto comercial y la presencia continúa de romanos en la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Los Vacceos

Hoy me gustaría hablar de uno de los pueblos considerados célticos, de los que nos llegaron de época prerromana...

Proyectos de divulgación. La ayalga: el tesoro de Asturias

Hoy me apetece hablar de divulgación y de cómo hay mil maneras de promover contenidos de carácter cultural en los tiempos que nos está...

Viviendas circulares celtas en Britania

Interesante vídeo que se centra en el asentamiento de Castell Henllys donde se explica un poco en plan turista en qué consiste el yacimiento,...

Nemeton

Hoy me apetece escribir sobre una palabra que desencadena siempre un sentimiento de asombro, curiosidad, etc. Hablo de la palabra Nemeton, un vocablo que...

RTVG. Serie “Os Castros”. A economía

Recién publicado en la web de la tele galega, os dejo el enlace del capítulo cuatro de esta serie documental cuyo tema central es...

Artículos relacionados