Barcos mediterráneos en petroglifos gallegos

0
787

El municipio galego de Oia, es un territorio situado en frente del Atlántico más duro. La costa es rocosa, sin las playas de arenas finas que te encuentras a pocos kilómetros más arriba. Es una zona dura para la navegación por su exposición a los temporales del oeste.

Pero además, tiene un tesoro escondido. El conjunto de Auga dos Cebros es un grupo de petroglifos que se han datado en torno a 2000 años antes de Cristo. Es único porque tiene una representación bien definida de varios barcos que se cree son una representación de una expedición comercial mediterránea.

El conjunto es grande, tradicionalmente se conocían los de los ciervos y los barcos, pero una limpieza efectuada en 2017 reveló que era mucho más amplio de lo que se creía en un principio con la aparición de más petroglifos, y se sospecha que aún puede haber más. Estamos claramente ante un santuario o un sitio sagrado de la edad del Bronce y es el conjunto más amplio del sur de Galicia.

El barco es de tipo mediterráneo

En el Blog Cátedra Naval, donde en 2015 escribieron un artículo super completo dando su opinión sobre los grabados desde un punto de vista nautico (con la interpretación de que se trata de un barco mediterráneo). Las conclusiones a las que llegan sobre el barco son estas:

5º Sentada la premisa anterior, creemos que la embarcación es, indudablemente, de origen mediterráneo, y la datamos entre 1500/1000 años a.C., con toda cautela, pues falta una parte importante de la imagen del barco. Una embarcación grande de carga en aquella época, tenía que llevar un tortor para evitar el quebranto de la quilla en la mar abierta. 

Se trata por tanto de la plasmación en piedra de una expedición comercial mediterránea que estaría en la ruta de los metales. En ese contexto también se centra la hipótesis de Fernando Javier Costas Goberna y Antonio de la Peña Santos, quienes en un artículo publicado en 2006 en el Boletín de Estudios Vigueses (Los barcos de los petroglifos de Oia «los tesoros del hechicero y una nueva embarcación») abundan en esta idea. Donde dicen que ante la ausencia de pruebas sobre los barcos atlánticos de la época y sobre todo la ausencia de velas en las naves de más al norte (grabados escandinavos)…

…tenemos que dirigir la mirada hacia los modelos propios de los países del mediterráneo oriental durante la transición III-II milenios aC, precisamente allí donde la arquitectura naval permitía la construcción de modelos de embarcaciones que, además de remos, podían aprovechar la fuerza del viento para navegar. Como las representadas en los petroglifos de Oia, que aunque por supuesto no ofrecen el suficiente grado de detallismo que permita su asimilación a un modelo concreto, sí presentan suficientes elementos comunes con aquéllas (19) como para tomar en consideración la más que posible presencia de navegantes mediterráneos en las costas gallegas cuando menos durante la primera mitad del II milenio aC.

19. Casco curvo con notables prolongaciones de proa y popa (roda y codaste), y un aparejo del que identificamos sendos mástiles con cinco cabos en cada una de las dos embarcaciones. Incluso, las líneas verticales del casco podrían corresponder a la indicación de bancos de remeros al estilo de las representaciones de algún sello cretense.

Junto a esta representación aparecen otras en las que se interpreta la forma de barcos, pero que no tienen una factura tan clara como ésta.

La ruta de los metales

Las expediciones comerciales fenicias, o tartésicas, cabotaban por la costa atlántica de la península ibérica y seguían el trazado de la costa, en jornadas cortas (los barcos grandes no podrían navegar de noche largas jornadas) camino de los yacimientos de metales de las islas británicas (Casitérides).

En esas rutas tocaban puertos y ensenadas de los pueblos del noroeste de la Península Ibérica (Asturias y Galicia) haciendolos partícipes de una cultura atlántica de intercambios mercantiles y culturales bien documentada arqueológicamente en las dos comunidades (hachas de talón, etc), que si quereis ampliamos otro día. En el caso concreto de Asturias los últimos hallazgos relacionados con la minería primitiva astur apuntan en este sentido también. Es un mundo fascinante con el arco atlántico como autopista de intercambios culturales, una proto-céltica en definitiva.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here