Recreación artística de Cruachan (Rathcrogan): Extraida de https://www.irishcentral.com/roots/history/ancient-irish-rathcroghan-roscommon
Tiempo de lectura: 5 minutos

La no interferencia de la cultura greco-latina en las islas del noroccidente europeo tuvo como consecuencia algo que sólo se pudo dar bajo esas condiciones, el contacto directo entre las tradiciones de la Edad del Hierro y el cristianismo. Uno de los frutos de esta especial simbiosis fue la transcripción de antiguas leyendas de transmisión oral a manuscritos medievales que permitieron su supervivencia hasta nuestros días.

Una de esas leyendas es el Tain, (Tain Bo Cualighne) un ciclo de leyendas con el robo de ganado como tema principal, que no por casualidad, tienen su lugar físico en el mapa de Irlanda. En el Tain, Cruachan, la capital de la reina Maeve se ubicó, según la tradición popular, en un viejo túmulo que hoy se llama Rathcrogan.

En la foto veis como se ha reconstruído, idealmente, el lugar según la información arqueológica de la que disponemos.

Os dejo un artículo (link original abajo) donde se habla de cosas muy interesantes, como por ejemplo cómo un lugar arqueológico cambia la vida de un pueblo, y la declaración del primer parque agrícola de la Edad del Hierro ya que se han documentado técnicas de cultivo que aún perviven en la zona.

El yacimiento de Rathcrogan

“Este antiguo sitio irlandés escondido en el oeste de Irlanda es una joya escondida del mismo nivel de los famosos sitios funerarios en Newgrange y Tara. La mayoría de los turistas, tanto irlandeses como internacionales, no estarán familiarizados con Rathcroghan en el condado de Roscommon, pero solía ser la antigua capital real de Connacht.

Con más de 240 monumentos antiguos en la zona, Rathcroghan es “uno de los paisajes prehistóricos y medievales más importantes de toda Irlanda”, según Daniel Curley, que dirige el centro de visitantes del sitio en la cercana ciudad de Tulsk.

Así era Cruachan, la capital del reino de Connaught en Irlanda. Un monumento megalítico
Rath Irlandes. Poblado fortificado en forma de anillo con fosos y contrafosos

El sitio incluye una amplia gama de monumentos prehistóricos, incluyendo túmulos, fortalezas, templos e incluso una puerta ritual al otro mundo, descrita como la “Puerta del Infierno” de Irlanda.

Al menos 28 de los monumentos tienen más de 5.000 años de antigüedad y datan de la Edad de Bronce y la Edad de Hierro.

Un lugar abandonado respecto a otros sitios arqueológicos irlandeses

El robo del ganado de Cooley, una de las piezas más famosas de la mitología irlandesa, también comenzó en Rathcroghan. Sin embargo, mientras que los sitios de Newgrange y Tara continúan atrayendo grandes volúmenes de turistas, Rathcroghan permanece en gran parte olvidado. Curley tiene una explicación simple para esto. Dijo que Rathcroghan, como muchas otras áreas al oeste del río Shannon, fue descuidado mientras Newgrange y Tara eran renovadas.

“Mientras se realizaban investigaciones y excavaciones pioneras en los grandes sitios de Co Meath a partir de la década de 1960, Rathcroghan estuvo en gran parte olvidado hasta hace relativamente poco tiempo”, dijo al Irish Times. “Cualquier cosa al oeste del Shannon tiende a ser ignorada, particularmente en Roscommon y el este de Galway.”

Rathcroghan, sin embargo, está empezando a darse cuenta de su potencial como una enorme atracción turística y su número ha ido aumentando constantemente en los últimos años.

La nueva atracción arqueológica del país

El crecimiento ha sido notable considerando que el sitio ha tenido muy poca ayuda de Failte Ireland, la autoridad nacional de turismo de Irlanda. En cambio, ha sido necesario un esfuerzo comunitario para impulsar a Rathcroghan a la atención nacional.

Los locales conocen bien los cuentos del sitio prehistórico y crecieron aprendiendo cómo la Reina Maeve de la mitología irlandesa tenía su asiento en Rathcroghan y querían compartir este conocimiento con el resto del mundo. En 1999, la comunidad construyó un centro de visitantes para celebrar el folclore local, pero la financiación era escasa y se parecía a un cobertizo adornado con pantallas de información poco inspiradoras. En consecuencia, Rathcroghan nunca atrajo realmente a los turistas como un sitio de su prominencia histórica debería haberlo hecho.

Sin embargo, algo comenzó a cambiar hace unos cinco años. Se empezó a correr la voz sobre una gema oculta ubicada en el oeste y los números comenzaron a crecer.

Como resultado de este mayor interés, el centro de visitantes recibió fondos para mejorar la información que precipitó un mayor crecimiento, según Curley. Dijo que la información del centro de visitantes está basada en el conocimiento y la investigación local.

“Recibimos algunos fondos para renovar las exhibiciones de información en el centro”, dice Curley. “Esta oportunidad de volver a contar la historia con nuestras propias palabras, basada en nuestra propia investigación y nuestra interpretación de las últimas investigaciones científicas fue como una sacudida de adrenalina”. Después de que los tableros de información fueron mejorados, los locales comenzaron a buscar fondos para renovar el exterior del centro, junto con la cafetería y la tienda, lo que incrementó aún más el crecimiento.

“Cada mejora hizo que más turistas entraran por las puertas y el impacto fue dramático: entre 2015 y 2019 el número de visitantes aumentó de 9.000 a 22.000”. Con la ayuda de un hábil guía turístico, Rathcroghan es una ventana al pasado prehistórico de Irlanda. El ojo inexperto, por ejemplo, se perdería la entrada al otro mundo, conocida como la Cueva Oweynagat, que no parece ser más que un pequeño agujero en un campo.

Sin embargo, una vez que se arrastra dentro de ella, puede ver la piedra ogham tallada en la entrada de la puerta y un largo túnel que conduce a una enorme fisura de piedra caliza bajo la tierra. Los guías también pueden señalar el Monte Rathcroghan, conocido localmente como el Fuerte de la Reina Maeve. Con rampas de desfile y recintos para los dignatarios visitantes, los expertos creen que el fuerte fue utilizado para ceremonias muy significativas, incluyendo entierros y coronaciones.

Así era Cruachan, la capital del reino de Connaught en Irlanda. Un monumento megalítico

Un paisaje agrícola de la Edad del Hierro

El antiguo emplazamiento de Rathcroghan es una de las tierras más fértiles del oeste de Irlanda y eso ha llevado a la notable preservación del lugar durante cinco milenios, según Curley.

“Los métodos de cultivo tradicionales practicados aquí significan que los restos han sido notablemente bien conservados, por lo que se puede ver en realidad en las escenas del paisaje descritas en estos cuentos de la Edad de Hierro”, dijo.

Sin embargo, el sitio antiguo no sólo beneficia al turismo en la zona, sino que también influye mucho en la agricultura local.

La zona está en camino de convertirse en la primera área de Irlanda con su propia designación reconocida por la UE como paisaje agrícola de la Edad de Hierro reestablecido a través de una agricultura ambientalmente sostenible.

Los agricultores de Rathcroghan tienen como objetivo producir fruta, carne, productos lácteos y verduras de forma similar a la de nuestros antepasados prehistóricos para que la agricultura sea más atractiva para las generaciones más jóvenes.

La Asociación Europea de Innovación dio a la zona un millón de euros para hacerla más sostenible en los próximos cinco años y los agricultores ya han empezado a cambiar su forma de cultivar.

Los agricultores han instalado vallas en torno al histórico fortín para evitar que el ganado paste en el antiguo fuerte, mientras que algunos agricultores han cambiado las razas europeas de ganado pesado por razas autóctonas más pequeñas.

Un granjero planea reintroducir una raza casi extinta de ovejas irlandesas en el ecosistema de Roscommon.

El mayor problema será convencer a los granjeros de que abandonen los tanques de estiércol y los pulverizadores químicos en favor de métodos de cultivo más tradicionales. Sin embargo, Curley cree que es posible.

“Se trata de pensar fuera de la caja, hacer que la gente imagine un futuro diferente. Ciertamente no prometo que vaya a ser fácil, pero las oportunidades de crear algo verdaderamente de clase mundial aquí en Roscommon es palpable. Sólo requiere que trabajemos juntos. “Hemos llegado hasta aquí como comunidad, ¿quién nos va a detener ahora?”

VíaIrish Central
Artículo anteriorUna tala forestal deja al descubierto un castro en Asturias
Artículo siguienteEl Comercio: «Las excavaciones están muy paradas en toda Asturias»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here