Analizamos el estudio que pone en evidencia el asedio romano al castro astur de Las Labradas, Zamora

Te recomendamos

Viaje a Bretaña. De Morlaix a Camaret-sur-Mer y acabar durmiendo en Locronan, aventuras furgoneteras.

Sigo contando la ruta por Bretaña, en la etapa que nos llevó del inimaginable Cairn de Barnenez al pueblo...

En ruta por los castros cibarcos del occidente de Asturies

En el occidente asturiano, justo antes de la frontera que nos une a Galicia, encontramos una acumulación inusual de...

Viaje a Bretaña. Vitré

Empiezo contando nuestro primer día en Breizh, y al final os dejo enlaces a todas las entradas de este...
Redacción
Céltica es una revista atlántica, con vocación de conocer y dar a conocer la cultura celta de la fachada oeste de Europa en el público hispano hablante. Mi nombre es Fon y soy estudiante del Grado de Historia en la Universidad de Oviedo / Uviéu. Gracias por leerme.
Select your language
EnglishFrenchGalicianGermanIrishItalianPortugueseRussianScottish GaelicSpanishWelsh

Tiempo de lectura: 4 minutosLa invetigación arqueológica en el asentamiento astur de Las Labradas, en Zamora ha dado como resultado que se pueda realizar una reconstrucción bastante completa de cual sería el proceso de asalto a un castro de grandes dimensiones. En el estudio Primeras evidencias arqueológicas del asedio romano al castro de Las Labradas-El Marrón (Arrabalde, Zamora) durante el Bellum Asturicum) el equipo investigador presenta los resultados e la interpretación de imágenes LiDAR (MDT y MDE) y fotografía aérea de la sierra de Carpurias, en el lugar donde se desarrollaron las actividades de asalto del oppidum astur.

El yacimiento de Las Labradas es uno de los más grandes del noroeste de la Península Ibérica, con una extensión de mas de 50 hectáreas si unimos al principal de 30 otro asentamiento a 200 metros del anterior, conocido como El Marrón, que podría haber sido construido como respuesta al asedio romano. Al este de estas estructuras se han documentado por técnicas de teledetección diversos indicios que corresponderían a la edificación de infraestructuras de asalto romanas.

Más de 1500 metros de murallas defendían uno de los asentamientos astures más grandes de los astures superatii, entre las tribus cismontanas (las situadas al sur de la cordillera cantábrica), del que se especula que fuera sitio de refugio de las tribus circundantes durante los sucesos de la fase bélica de conquista de los astures durante el 29 y 2l 19 a.C.

Las Labradas es quizá el castro más importante conocido en el ámbito astur de los estudiados hasta ahora, tanto transmontano como cismontano, por su capacidad y por sus sistemas de defensa. A pesar de ser más conocido por los llamados, tesoros de Arrabalde, auténticos ejemplos de orfebrería celtibérica del “subestilo” astur quizá su verdadera importancia venga de la información que está aportando a las técnicas de asedio romanas hacia las fortificaciones astures durante el Bellum Asturicum, dentro del contexto de las Guerras de entre el 29 y el 16 ane.

El oppidum, que así lo denomina el estudio, se enuentra en la zona más alta de la sierra de Carpurias, a 1000 metros de altura. En la zona este se encuentra otro sistema a unos 960 metros de altitud, conocido como el Marrón, recinto que se suponía independiente del primero pero que con los avances de las investigaciones parece quedar constatado su unión al yacimiento principal.

La muralla es un sistema defensivo triple compuesto de dos murallas occidentales, la interior y la exterior, y en la parte este una muralla monumental oriental, donde se ha descrito la existencia de un sistema de piedras hincadas.

Me parece interesante la afirmación que se hace al respecto del tiempo de edificación de las murallas. Me explico, generalmente se ha atribuido el gran tamaño del castro de Las Labradas a la “prisa” por acoger a las tribus circundantes frente a un inminente asalto romano al oppidum. Sin embargo, el trazado y complejidad de las mismas, en realidad sugiere todo lo contrario, un sistema levantado con tiempo y planificación con el objetivo de defender un gran asentamiento con toda su población y ganado, a salvo de posibles ataques. La posición elevada del mismo permite una observación estratégica de todo el entorno, y las estructuras levantadas lo fueron teniendo en cuenta este y otros factores a la hora de establecer el asentamiento. Por ejemplo, una de las características más llamativas es la ausencia de “ángulos muertos” en el campo de visión desde las murallas, os recuerdo que de una longitud lineal de 1500 metros, con distintos relieves a lo largo de la misma y orografía complicada. No es un trabajo realizado con prisas.

Las investigaciones se centraron en la parte este del recinto, la conocida como El Marrón, donde la cota máxima es de 970 metros de altura, en un punto que no es natural. Se habla de un posible derrumbamiento de una torre circular, de hecho la toponimia local la llama “el castro de la torre”.

Sigue el informe detallando las estructuras romanas de asedio en torno al castro, así como estructuras de control una vez tomada la posición.

Es interesante, y os recomiendo que le echeis un vistazo a la relación Las Labradas – Lancia. Básicamente y a modo de síntesis, el castro de Las Labradas presenta unas fortificaciones de un caracter mucho más intenso y monumental que Lancia, único argumento a favor de la ubicación de la ciudad astur citada en las fuentes clásicas como civitas validissima, sin embargo en Ptolomeo y otros autores se cita la existencia en el entorno de Las Labradas de los astures superatii, que tendrían su civitas en Vidriales, posiblemente el lugar al que fueron desplazados una vez desalojados del alto donde se ubica el castro, y citan a Lancia en otra parte. El exiguo estudio que se ha realizado arqueológicamente en Lancia en Villasabariego, León, no permite descartarlo e invita a profundizar en el estudio de un asentamiento que cada vez se revela como de un tamaño cercano también a las 30 hectáreas, del que se ha excavado apenas un 5% y en una ubicación correspondiente a época romana.

En conclusión, gracias al LiDAR se está consiguiendo documentar un proceso diacrónico de la toma de un potente castro, u oppidum de los astures cismontanos en el contexto de las Guerras Astur-Cántabras, pero sin duda la respuesta está en la excavación extensiva de todo el yacimiento y las posiciones romanas que están aflorando a la luz de las nuevas investigaciones.

BIBLIOGRAFÍA

HIERRO GÁRATE, José, ENCINAS, Julio Manuel, LABRADOR, Eduardo, GUTIERREZ CUENCA, Enrique y BOLADO DEL CASTILLO, Rafael (2020). Primeras evidencias arqueológicas del asedio romano al castro de Las Labradas-El Marrón (Arrabalde, Zamora) durante el Bellum Asturicum. En Estudios Humanísticos. Historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Te puede interesar...

Monte do Seixo y a Porta do Alén. Lugares sagrados de Galicia

Hace unas semanas un amigo me habló de A porta do Alén, (la puerta del más allá), un lugar...

Localizado un nuevo castro en el concello de Mañón, A Coruña

La asociación Mariña Patrimonio acaba de anunciar en sus redes sociales el descubrimiento de un nuevo castro, esta vez en el concejo de Mañón,...

Visitamos las excavaciones de la villa romana de la Estaca. Asturias. Campaña 2020

De nuevo acudimos ilusionados a las jornadas de visita de la villa romana de San Martín de la Estaca, y esta vez, más si...

El mundo vikingo era más complejo de lo que suponíamos hasta ahora

La influencia de los vikingos en las naciones celtas insulares es muy notoria, sobre todo en países como Escocia, Irlanda y la Isla de...

La séptima sauna castrexa de Galicia podría haber sido descubierta

Informaba ayer Mariña Patrimonio que se acaba de documentar un nuevo castro en la zona conocida como A Maradona, en el concello de Barreiros,...

Artículos relacionados