8 de Septiembre, día de Asturies

0
447
Santuario de Covadonga. Foto Turismo Asturias
Tiempo de lectura: 3 minutos

Hacía tiempo que no escribía y no veo mejor motivo para volver a hacerlo que contar una historia sobre la celebración del día de Asturies, así que allá vamos.

Lo que para muchos es el día más asturiano de todos, en realidad se celebra oficialmente desde 1984, y tras esta fiesta se encuentra una historia de reconciliación después de la transición democrática. La fecha elegida, el 8 de septiembre, se celebra tradicionalmente la fiesta de la Santina (Covadonga), un símbolo de la resistencia del pueblo astur contra la invasión del territorio patrio por los musulmanes…

El argumento es bueno, sin duda, pero lo cierto es que la realidad es bastante más contemporánea.

Curiosamente fue la UCD quien propuso en 1979 el 8 de septiembre, que ya se celebraba el día de Covadonga, como fecha para el día de Asturias. Sin embargo las discrepancias surgidas a la hora de vincular una fiesta política con una religiosa, hicieron que no prosperara y que se volviera a presenta al año siguiente.

En aquellos años, principios de los 80, la izquierda progresista y el movimiento obrero estaban tomando mucha fuerza en la política asturiana. El presidente del Consejo Regional era el socialista Rafael Fernández Tomás, un hombre de marcados ideales socialistas y del movimiento obrero, pero que tuvo claro desde el principio que la celebración de un día de Asturies, a la manera del día de la patria galega, o la diada catalana, iba a servir para unir al pueblo asturiano, por entonces, como el resto de España, divido tras la larga y nefasta época del franquismo.

El otro artífice de la celebración fue el arzobispo Gabino Díaz Merchan, un hombre recién llegado a la diócesis de Oviedo que representaba a esa otra Asturias, más conservadora, y de una mayoría católica entre los asturianos.

Y es que los que no sois de Asturies tenéis que saber que, a pesar de ser la Asturias de la Revolución del 34, de los mineros, de la siderurgia y del movimiento obrero, aquí la Santina es sagrada, quiero decir, que hasta el asturiano menos religioso habla de ella con respeto.

Santa Cueva. Covadonga. Foto CC

Se ha escrito mucho sobre la pervivencia del viejo culto astur a la diosa en la Cova Dominica (cueva de la Señora), de donde viene Covadonga. O del arroyo llamado Deva (diosa en indoeuropeo), que sale bajo la cueva al estanque donde los fieles y no tan fieles arrojan sus monedas, hasta tiempos medievales.

Es allí donde las crónicas del reino de Asturias cuentan que la virgen ayudó al rey Pelayo a vencer a los musulmanes dando origen a la reconquista. Una leyenda que, como una bola de nieve, fue creciendo a lo largo de los siglos y alcanzando su conversión en símbolo del nacionalismo español en el siglo XIX, que por desgracia sigue siendo usado por la ultraderecha hoy en día.

Lo cierto es que la buena sintonía entre estos dos hombres llevó a que el 8 de septiembre de 1980 se celebrara el primer día de Asturias en Cangas de Onís. La fiesta ya estaba fijada en el calendario y se haría oficial en 1984.

La reivindicación del 25 de Mayo

Han pasado los años y en la actualidad un sector de la población cada vez más amplio reivindica una fecha diferente. El 25 de Mayo de 1808 Asturias se declara soberana tras la invasión de Napoleón y planta cara a los franceses.

Es en ese periodo cuando se establecen símbolos tan importantes como la bandera (parecida a la actual, aprobada oficialmente también en el Estatuto de Autonomía) y se hacen valer de nuevo esos rasgos que nos caracterizan, como son la independencia y la lucha por la libertad (al menos por la nuestra) que ya los historiadores romanos destacaran del carácter de los astures.

El 25 de Mayo ha comenzado a celebrarse oficialmente en Asturias, aún no como el día de la Comunidad, pero cada vez va ganando más adeptos. Foto LNE

La fecha propuesta por Conceyu Bable no cuajó, dicen que por la buena sintonía entre el presidente del Consejo Regional y el Arzobispo.

40 años después está cogiendo fuerza cada año. Seguro que todavía no está escrita la última palabra.

 

Artículo anteriorEl gaélico escocés: explicado
Artículo siguienteIndumentaria 2021