50 esqueletos romanos que arrojan luz sobre la transición del mundo celta al romano en Britania

0
136
Tiempo de lectura: 4 minutos

Viajemos a Britania. Esta necrópolis romana da muchas pistas sobre cómo los pobladores de la isla adoptaron las costumbres del invasor romano. Ese proceso complejo llamado «romanización» al que muchas veces se alude peyorativamente tomándolo como imposición de una cultura sobre otra, y lo cierto es que esconde procesos mucho más complejos de lo que pensamos.

Tendemos a tomar la imagen del buen salvaje como la representación de una antigüedad ideal (que por cierto desconocemos en gran parte y por lo que sabemos, según nuestros cánones actuales debía ser brutal) y nos posicionamos de un lado o del otro asimilando nuestra realidad presente con ese pasado ideal que sólo existe en nuestra mente. Es un error, como os podeis imaginar.

El objetivo del historiador o del arqueólogo no es juzgar la historia sino reunir las pruebas científicas para conocerla mejor. Os dejo la noticia.

Obreros de la construcción en Gran Bretaña han desenterrado un gran cementerio de la época romana. Los entierros son de un tipo inusual y muestran cambios drásticos en las costumbres funerarias de los locales en el siglo I d.C. Este cementerio permite a los investigadores comprender mejor un período clave de la historia británica, a saber, la transición de la cultura y la sociedad Celta a la Romana.

Los trabajadores desenterraron el cementerio romano cuando trabajaban en un nuevo edificio escolar que sustituirá al actual. Se encontró cerca de Somerton, Somerset en el sur de Inglaterra. Se notificó a las autoridades pertinentes como lo exige la ley y se interrumpieron los trabajos en el nuevo edificio.

El South West Heritage Trust comenzó entonces a investigar el sitio y lo que encontraron fue asombroso. Los arqueólogos llevaron a cabo la excavación más exhaustiva de un enterramiento romano que jamás haya existido en la región.

50 esqueletos romanos

Steve Membery, del Heritage Trust, dijo al Daily Mail que «este sitio es un descubrimiento significativo». Se encontraron poco más de cincuenta entierros, y están fechados en el siglo I d.C. Este es el momento en que Roma conquistó a las tribus celtas que habían habitado el área anteriormente. Fue una época de profundos cambios políticos, sociales y culturales.

La naturaleza de las tumbas fue algo que asombró a los arqueólogos. La mayoría de las tumbas «fueron excavadas en el lecho de roca y revestidas con bordillos de piedra para crear una estructura de ataúd», informa la BBC. Estas losas también se usaron en la construcción de techos en el período romano temprano.

The Guardian informa que «en una tumba particularmente inusual, las losas se usaron para crear una estructura parecida a una carpa sobre la persona que fue enterrada». Esto es similar a otros entierros en Europa Occidental, pero es raro en Inglaterra y esta costumbre fue posiblemente traída a la zona por los romanos.

Tumba romana con paredes de losas de piedra. Foto: Wessex Archaeology
Tumba romana con paredes de losas de piedra. Foto: Wessex Archaeology
Costumbres de los entierros romanos

La naturaleza de las tumbas indica la temprana influencia de las costumbres funerarias romanas. En las tumbas más antiguas, de antes de la invasión, los muertos simplemente se comprimían en un lugar de enterramiento. Después de la conquista, las tumbas se construyeron con más cuidado y los cuerpos se colocaron en plano. Los hallazgos de la tumba de una mujer sugieren que su cabeza estaba apoyada en una almohada cuando fue enterrada.

Curiosamente, se encontraron pequeños clavos en las tumbas posteriores, lo que parece indicar que la gente fue enterrada con botas con clavos. Membery le dijo a The Guardian que «los individuos eran evidentemente de algún estatus». Además, se encontraron algunos bienes funerarios, incluyendo broches, monedas y cerámica.

Se encontró una olla intacta con los restos de una gallina, que posiblemente fue sacrificada durante una ceremonia de entierro. Estos hallazgos muestran la influencia de Roma en la población local y la rapidez con que adoptó las costumbres de los invasores.

Olla cerámica conservada intacta. Foto: Wessex Archaeology
Identificación de los restos

Se están realizando pruebas de ADN en los cuerpos para determinar su origen. Se cree que son los restos de los romano-británicos. Probablemente habían sido romanizados y habían adoptado muchas de las creencias y prácticas de la nueva clase dominante. Posiblemente vinieron de una villa cercana. Debe notarse que se han encontrado las dependencias de esta villa pero no el edificio actual.

Sin embargo, los arqueólogos son reacios a afirmar positivamente que los restos pertenecen a celtas que habían adoptado la cultura de Roma. Recientemente se han encontrado algunas tumbas de la época romana que contienen los restos de aquellos con ascendencia asiática. Membery es citado por The Guardian diciendo que este «hallazgo significa que los arqueólogos de Somerset dudan en hacer suposiciones sobre los posibles orígenes de las personas cuyos restos son desenterrados».

El hallazgo está cambiando la historia de la zona. El representante público local Cllr Faye Purbrick, declaró «los hallazgos son tanto emocionantes como extraordinarios, y nos proporcionan una valiosa visión de la historia temprana de Somerset». Además, están mostrando cuán rápida y profundamente los romanos cambiaron a la gente local y sus creencias. Basándose en el cambio de las costumbres de entierro, la romanización del antiguo pueblo celta se produjo muy rápidamente. Se están llevando a cabo más investigaciones en Somerton y en el futuro se publicará un resumen de los resultados en una revista académica.

Teneis link a la noticia original abajo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here