Foto: Aragón Digital
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Los yacimientos celtibéricos de Aragón, Soria y Navarra llevan siendo expoliados sistemáticamente desde hace cuatro décadas, según el artículo que publicaba El País este domingo pasado. Y no lo dice porque sí. Un reciente estudio La destrucción del patrimonio celtibérico. El caso del valle del río Huecha y de la Sierra del Moncayo, (enlace al estudio , disponible en pdf en Researchgate) firmado por expertos de la Universidad de Alicante, del Museo Central Romano-Germánico de Maguncia (RGZM) y del Gobierno de Aragón presenta una demoledora conclusión. El daño ocasionado a estos yacimientos puede corresponder a una escala mucho mayor de la que nos imaginamos.

“Estas acciones han dañado y arrasado tanto oppida [ciudades fortificadas en lugares elevados] como necrópolis o santuarios celtibéricos, erigidos desde el siglo XII a. C. hasta el I d. C. por este pueblo que ocupaba aproximadamente las áreas de las actuales Aragón, La Rioja, Soria y Navarra.”

También alertan de que esa práctica está extendida por todo el país. Demoledor.